domingo, 27 de marzo de 2016

Calles de incienso y velas

Creo que el día en el que me di cuenta de que me gustaba la fotografía fue exactamente el día en que publiqué esta entrada, hace ya más de un año. Recuerdo que estuve horas buscando esas fotografías en la mejor calidad posible, perdiéndome en sus detalles, en esas caras llenas de polvo y miseria. Luego descubrí a Vivian Maier y fue como ver un mundo nuevo. Las fotografías de esa mujer albergan una humanidad y una sencillez que me arrebataron el corazón por completo. Deseé poder hacer algo así, capturar el mundo de esa forma, pero claro, para eso hace falta algo bueno con lo que trabajar, es decir, una buena cámara. Sí, puedo hacer una fotografía bien encuadrada e iluminada con mi mísero y deprimente móvil, pero sería un total desperdicio sin un buen enfoque y con una captura de la luz tan sumamente pésima. Para conseguir fotos decentes hace falta una cámara decente, como poco, y yo no la tengo, pero el viernes fue una excepción.
Las largas caminatas, las horas de pie sin moverme y las multitudes no son lo mío, por eso no iba a ver pasos de Semana Santa desde que era una niña. El viernes, sin embargo, me dejé convencer, y con una cámara prestada me planté en el centro, dispuesta a sacarle partido a la belleza de una noche donde las calles se llenan de antiguas tradiciones y se alumbran con cirios. No sé si alguno habéis estado en Sevilla durante Semana Santa, pero si sabes ir a los lugares adecuados y evitas las multitudes, puede ser una experiencia mágica, como viajar siglos atrás a otro mundo. Imaginad lo que es estar en una calle completamente a oscuras, con cientos de personas en silencio, una campanilla marcando el paso de dos interminables hileras de nazarenos con capas negras, caminando mudos, cirio en mano, y las voces de un coro de niños ante un paso iluminado con candiles y rodeado de rosas. Mágico. Realmente mágico. Seas o no creyente, te gusten o no las tradiciones, la Semana Santa es un espectáculo en toda regla, y anoche intenté humildemente capturarlo con una cámara. No soy fotógrafa profesional, y luchar contra la falta de luz (apenas usé flash porque se perdían los contrastes luz/sombra tan bonitos de la noche) y el maldito zoom fue todo un reto, pero me hizo mucha ilusión, así que hoy vengo a compartir algunas de esas tomas con vosotros. 
Espero que os gusten.

16 comentarios:

  1. Coincido contigo en que las caminatas y las calles repletas hasta arriba de gente en estas fechas, no son lo mio.
    Pero, disfruto viendo desfilar esos preciosos pasos, la felicidad de la gente, su emoción. Hacen que, aúnque estemos un poco apretados y con bastante frio, estos actos sean realmente bonitos.
    Tus fotos son una preciosidad, has sabido captar los detalles que hacen de la Semana Santa, una época tan singular.
    Un beso
    Lena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Aww, me alegra que te hayan gustado las fotos *__*

      Eliminar
  2. hola. gracias por compartir esta fotos magnificas.gracias. nos vemos.

    ResponderEliminar
  3. Muchas veces apreciamos mas lo que tienen otras ciudades o países, que lo que tenemos en casa, suele pasar por tenerlas cerca de casa, lo extraño lleva un plus añadido, pero nos sorprenderíamos si nos liberásemos de prejuicios, como ha hecho Laura y dejáramos llevarnos por múltiples sentimientos y tradiciones que ahondan en la semana grande de Sevilla.
    Tengo que darte las gracias hermanita por permitirme mostrarte, mi semana santa, porque cada sevillano tiene una, ya que esta es algo muy personal, bueno y también desmontar las falsas teorías generalizadas de las bullas, pateos y la mala educación en la gente.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias a ti, fratello mío, por enseñarme este mundo desde una perspectiva desde el que nunca lo había visto.
      ^-^

      Eliminar
  4. Bueno, con un cursillo y una cámara regalada en vez de prestada, fotógrafa profesional :P

    Son muy bonitas las fotos, sobre todo la primera del balcón, la tercera de los nazarenos, y la quinta, la de la virgen que está así más a oscuras, esa es preciosa.
    A ver, a mi no me gusta la Semana Santa, pero supongo que es como todo en esta vida. Si vas con alguien a quien le encanta, que te contagia un poco su ilusión y vas a gusto, pues al final se convierte en una buena experiencia. Puede acabar gustándote o no, pero seguro que acabas viéndolo con mejores ojos que antes, y más sabios. ¿A que has aprendido cosas bonitas de esta nueva experiencia? pues eso es lo importante, bueno...y tu debut como fotógrafa... :P



    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. La primera del balcón ha sido de las más casuales, y la quinta tuve que ponerme en medio de la calle y traspasar con el zoom una barrera de hombres que estaban delante de la puerta de una iglesia (la virgen estaba dentro). Me dio un poco de corte, pero mereció la pena por la foto =)

      Eliminar
  5. Oh, ¡qué hermoso! La primera foto me arrebató mi alma. ¡Me encanta! También me parecieron muy bonitas las siguientes fotografías. ¡Yo soy malísima! Me das una cámara y no veas lo que sale de ahí. Jé. Bueno, por eso tengo a mi hermana (para que me saque fotos de los libros xDDDDDDDD).

    Al principio, me encantaba Semana Santa. Pero, conforme pasó el tiempo, dejé de ir. Quizás se deba a lo poco que me gusta la multitud, y, luego, a que se perdió el entusiasmo. O yo qué sé. XD

    Se agradece mucho esta entrada, ¡muy especial! Un besito enorme :*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Muchas gracias, Diana!! Algún día me compraré una buena cámara y haré cursos y cosas para aprender =D

      Eliminar
  6. Hola :) Yo reconozco que las procesiones y demás que veo por la tele me dan aburrimiento, pero creo que es sobre todo por la marabunta de gente y apelotamientos que se ven o creo que se pueden vivir. Realmente me parece una pasión que tiene que nacer del interior de cada uno, y que es una falsedad más en este mundo donde es la semana en la que toca hacer eso en cuanto a nuestra "religión". Ahora bien, me parecen realmente una obra de arte, los pasos son una preciosidad y el momento tiene que ser espectacular para vivirlo para alguién que lo sienta interiormente con esa fuerza y no sea mero postureo. En cuanto a tema fotográfico, ahi me tocas de lleno, por que me encanta y cada vez estoy aprendiendo más gracias a mi novia, que tiene un camarón de la leche (y le robo durante la semana ya que no esta en casa y no la usa XD) y me va enseñando cosillas que aprendio por si misma y con cursos. Me ha gustado mucho la quinta foto creo, la de la virgen/santa o lo que sea (ni idea de religión ni de estas cosas, ya que estoy desvinculado totalmente), me parece muy buena y que transmite mucho del momento. Un besin y espero que puedas seguir cultivando esta aficción, a mi cada vez me gusta más. Un besin lerda mía.
    PD: ¿Quiero leer tu nuevo libro ya, sabes? XDDD Esto viene por que ayer coloque la estantería y vi tu libro y empece a pensar en ello.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Jajaja ay, mi bastardo querido, pues hasta que no lo termine y mande a editoriales... aún queda un trecho. Pero jo, yo ilusionada de la vida porque le tengas ganas *___*

      Eliminar
  7. bonita historia. Y la imagen de la cabecera del blog me ha atrapado! Un saludo

    ResponderEliminar
  8. ¡Hola! Capturaste bellas instantáneas del Viernes Santo de aquí. Yo ni siquiera me molesto en hacer fotos con mi móvil en Semana Santa (salvo alguna excepción) porque sé que no saldrán tan bien como me gustaría. El día que tenga una cámara y sepa usarla seré feliz en ese sentido (? jaja. De todas formas, siempre me quedaré con las imágenes mentales y con las emociones vividas durante esos días.

    Creo que lo más bonito es ver las procesiones en lugares en los que apenas hay gente, porque se disfruta todo de otra forma. Con mucha gente a tu alrededor no hay más que gente y gente que habla y no se calla ni aunque el paso esté acercándose (vamos, por sí mismos, siempre tiene que haber alguien que mande a callar). Y ya lo del respeto es un tema aparte, vaya >.<

    En fin, me ha encantado esta entrada ^^

    Saludos.

    PD: ¿eres de Sevilla? ¡Ni idea de que fueras sevillana, si es el caso! *O*

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Totalmente de acuerdo, cuanta más gente peor, porque es lo que dices, siempre hay quienes no se callan, o están de cachondeo, y sinceramente me parece una falta de respeto para los demás.
      ¡Sí, soy de sevilla! Nacida y criada =)

      Gracias por pasarte y comentar! :-*

      Eliminar
    2. Exacto, es precisamente eso. Por suerte abundamos más los que respetamos y el resto termina por callarse, pero hasta que eso pasa.... Buff.

      ¡Genial! Yo también soy ambas jeje.

      Siempre que puedo me paso. A veces dejo comentarios y otras... no sé por qué no xD

      Eliminar

Comentando enriquecéis muchísimo el blog y además me hacéis una personita más feliz. Todas las opiniones son válidas y respetables, así que no tengáis miedo en escribir con sinceridad.
¡Animaos y comentad! ¡La vieja Morla no se come a nadie!

(Los comentarios en los que se falte el respeto o se haga spam serán bloqueados y no aparecerán).