domingo, 15 de febrero de 2015

Relato 3: Seguir corriendo.

Aquí va el tercer relato de este reto autoimpuesto. Hoy toca uno creado con una canción bastante interesante que encontraréis justo antes de leer y que fue una aportación de mi querida Dafne, a la que se lo dedico por entero. Ahí va esa escena de una novela que jamás será escrita, espero que la disfrutes y los demás también, si es que la leéis, si no es así, pues hola! Gracias por pasaros por mis dominios, espero que la siguiente entrada os guste más, tenéis muchas a las que echar un vistazo (como esta) *-* 


Música para leer

SEGUIR CORRIENDO

Ahí está él, puedo oler su miedo, su desesperación; puedo sentir el helyx recorriéndole las venas, dando impulso a sus músculos mientras huye hacia el bosque. Miro a mi alrededor y compruebo, satisfecha, que he sido la primera en llegar. Debo darme prisa si quiero hacerme con el helyx antes que los demás.
Empuño el revólver y corro sobre la nieve sucia y cuarteada como costras de piel muerta. La vegetación negruzca y seca se funde en el paisaje con los restos de cadáveres calcinados y ahora congelados por las heladas. El aire me corta la cara mientras avanzo y me quema la garganta cuando respiro. Mi aliento llena el ambiente con gemidos ahogados, acompañados del crujir de la nieve bajo mis botas.
Él se mueve entre los árboles con torpeza, como un animal herido que se esfuerza por no caer; sabe que si clava las rodillas en el suelo está perdido. Su silueta de ropas oscuras y raídas se confunde con las columnas de madera que debo sortear continuamente para acotar la distancia entre nosotros. De repente se pierde entre varios arbustos y dejo de oír sus pisadas. Me adentro en la espesura que lo ha engullido y lo veo tumbado bocabajo sobre la nieve, jadeando como un cerdo que intuye su inminente ejecución. Al sentirme se da la vuelta y extiende los brazos hacia mí, como si sus manos enrojecidas por el frío pudieran detenerme.
—No, por favor —me suplica, mirándome desde unos ojos marrones que apenas habrán visto más de dos décadas—. Por favor, no tengo nada.
Me fijo en el tono azulado de las venas que le surcan la piel pálida de la cara. Si le hiciera un corte, el helyx que se mezcla con su sangre brotaría a borbotones. He visto a algunos consumirlo de esa forma, directamente del cuerpo de alguien al que acaban vaciando hasta dejarlo sin una gota de vida. Pero yo no hago las cosas así, no cuando sé que el chico guarda una jeringa de helyx en el bolsillo.
—Mientes —le digo acercándome a él, apuntándole con mi arma.
—¡No por favor!
Un estruendo que rompe el silencio del bosque. Una bandada de alas agitándose entre las ramas de los árboles, huyendo, y una bala encajada en la garganta del chico, apagándole poco a poco. Me inclino sobre él cuando aún está vivo y saco la jeringa de su bolsillo. El líquido celeste refulge y yo sonrío cuando compruebo que está rebosante. Sin perder un segundo, me remango y clavo la aguja en mi antebrazo. Aprieto lentamente el émbolo hasta que me introduzco suficiente helyx como para sobrevivir un día más. Noto que mis extremidades se fortalecen y que mi cerebro se despierta como si, de repente, el mundo entero hubiera sido iluminado con una luz que solo yo puedo percibir.
—¡Ahí está! —grita una voz en la lejanía.
Han llegado. Sé que pueden sentir mi miedo y cómo el helyx recorre mis venas. Ahora solo hay una cosa que pueda hacer: seguir corriendo. 

* * *

Y esto ha sido todo :-)

16 comentarios:

  1. Creo que no puedo hacer otra cosa que no sea aplaudirte. Brillante, completamente bri-llan-te. Lo leí mientras escuchaba el audio y fue una experiencia a tempo perfectamente sincronizado. También leí aquel de los recreativos y te he de decir que eres increíble. Bravo.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Muchas gracias, en serio, la verdad es que disfruté escribiendo este relato (algo no muy habitual en mí porque yo y los relatos solemos llevarnos MUY MAL). Me encanta que te encante *-*

      Eliminar
  2. ¡Me encanta! Es un relato genial, y luego las imágenes... ¡Pufff! ¿Tú sabes lo que adoro este tipo de historias? Con persecuciones, bosques, monstruos, disparos... ♥.♥
    A mí esta canción me ayudó a escribir varias escenas de este estilo (no taaaan perfectas ni con la misma historia, obviamente) en el que mi protagonista tenía que escapar porque le perseguían unos lobos y, al final, la cazaban. Es interesante que la melodía nos recuerde escenas semejantes.
    ¿Te importa que enlace la entrada en mi blog? Quizás no consiga traerte muchos lectores, pero me hace ilusión ^^
    ¡Muchísimos besos y miles de gracias por dedicármelo, preciosa! Ya me dirás ;)

    Dafne

    ResponderEliminar
  3. Wah, ha sido GEEEEEEEENIAL. Leerlo mientras sonaba la música ha hecho que pueda verlo perfectamente y sentir todas las emociones, la tensión... qué guay <3

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Weee! Me alegra que os guste la combinación :D

      Eliminar
  4. La verdad es que me gusta como escena descolgada. Tiene potencial. Aunque creo que a la parte de la muerte le falta fuerza. También todo depende de qué era lo que quisieras conseguir, pero creo que te ha quedado un poco anecdótica para lo que parece buscar el resto de la narración.

    Sabes que me encanta leerte =P


    O.


    P.D. Te debo un mail. No me he olvidado. Me han surgido varias cosas por el camino que he tenido que atender, pero esta semana sin falta te cuento.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. No problem. Si ves que no respondo pronto es porque se me olvida mirar el correo, pero ya que me lo has dicho estaré pendiente ^^
      Respecto al relato, la muerte es anecdótica a conciencia, porque ese personaje está demasiado acostumbrado a matar como para darle más importancia y su ansia por la jeringa nubla lo demás. Pero claro, eso no lo sabéis vosotros, solo yo, y es lo que pasa xD

      Sabes que me encanta que me leas ^^

      Eliminar
  5. Me has dejado totalmente sin habla...
    Has logrado sincronizar a la perfección este mundo desolado con una canción que parece que desgarra el ambiente.
    Sin que suene demasiado cursi, admito que eres toda una inspiración.
    Un beso
    Lena

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. O__O Muchísimas gracias, Lena.

      Joer, a veces me decís cosas ante las que no sé que otra cosa decir además de gracias, pero de verdad que es gratitud lo que más siento. Gracias *-*

      Eliminar
  6. Pffff *_____* Ha sido demasiado, en serio *____*
    Simplemente increíble.

    <3

    ResponderEliminar
  7. OMG!!!!!! INCREÍBLEEEEEEE. Es el primer relato que leo, ¡y me pareció... perfecto! El relato combina tan bien con la música, que incluso me entró una especie de miedo. xD Felicidades, ¡lo has clavado! Besos.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias!!! Weee! Me alegro de que te haya gustado :D

      Eliminar
  8. Que chulada Laura!!!

    Por ahora este es mi favorito de los tres... y eso que en el de niña te puse un ❤ y todo!!

    ResponderEliminar
  9. Me encanta el final, pero no es de los mejores relatos.
    No me gusta nada la canción (lo siento, señorita Dafne), y tampoco me gusta la escena (VISUALMENTE HABLANDO), pero hija mía, escribes que da gusto

    http://24.media.tumblr.com/5894e979da5a1a26cf71707cd3bdb232/tumblr_mfk4coZ6jk1r3i95ho1_500.gif

    ResponderEliminar

Comentando enriquecéis muchísimo el blog y además me hacéis una personita más feliz. Todas las opiniones son válidas y respetables, así que no tengáis miedo en escribir con sinceridad.
¡Animaos y comentad! ¡La vieja Morla no se come a nadie!

(Los comentarios en los que se falte el respeto o se haga spam serán bloqueados y no aparecerán).