lunes, 9 de enero de 2017

Lugares Oscuros - Gillian Flynn

En esta, mi primera entrada para el proyecto Adopta una autora (al que deberíais echar un vistazo si no lo habéis hecho ya), vengo con una reseña de mi autora adoptada, Gillian Flynn.
A los que me conozcáis nos habrá pillado por sorpresa que haya escogido a Flynn, pues hace tiempo se convirtió, no sólo en mi autora favorita, sino también en la que más ha influido en mi escritura junto a Flannery O’Connor. El libro del que vengo a hablaros hoy “Lugares oscuros”, fue el primero que publicó Flynn y el último que he leído de ella.
Lugares Oscuros trata sobre la familia Day, concretamente del asesinato de todos sus miembros excepto Libby Day, la única superviviente junto a su hermano Ben, acusado de los asesinatos. La historia comienza veinticuatro años después de la masacre, y nos encontramos con una Libby adulta que, debido a ciertos sucesos, se ve llevada a investigar si realmente fue su hermano el responsable de los asesinatos.
Durante los primeros capítulos la única protagonista será Libby, y en ellos se nos presenta al personaje y la situación que la lleva a retomar la investigación por su cuenta, pero posteriormente tendrán lugar continuos saltos atrás en el tiempo, antes de que los asesinatos sucedieran, y tanto Ben, el hermano, como Patty, la madre, tomarán protagonismo intercalándose con Libby. A través de ellos iremos descubriendo qué clase de familia eran los Day, sus problemas, miserias y preocupaciones, y aquí es donde realmente brilla Gillian Flynn.


Después de que la cabeza de mi madre saliera volando, su cuerpo partido en dos, la gente de Kinnakee empezó a preguntarse si era puta. Al principio se lo preguntaron, luego lo asumieron y después se convirtió en una cantinela. Se veían coches en la casa a altas horas de la noche, decía la gente, y miraba a los hombres como lo hacen las putas. Vern Evelee comentaba que ella debería haber vendido su sembradora en 1983, como si eso fuera una prueba de que se prostituía. Culpar a la víctima, naturalmente. Pero los rumores se volvieron más jugosos: todo el mundo tenía un amigo que tenía un primo que tenía otro amigo que se había follado a mi madre.

Habiendo leído dos novelas de la autora estaba acostumbrada a su manera ácida de contar historias, pero en esta me ha sorprendido, sobre todo en lo que compete a los personajes de Ben y Patty.
Patty, el sostén de los Day, vive en la ruinosa granja familiar con sus cuatro hijos. Su personaje es realmente desgarrador. Una mujer resignada a la vida que vive con la miseria sentada a la mesa cada día y sus hijos dependiendo de ella casi como una extensión más de su propio cuerpo agotado, joven y viejo al mismo tiempo. Asistir a los constantes problemas que tiene que hacer frente es angustiante, sobre todo cuando sabemos desde el principio cuál es el horrible final que le espera. Para mí, Patty se dibujaba en mi cabeza como un reflejo de la granja, como si el edificio la hubiera contagiado con su roña y su pobreza, los campos vacíos, grises, sombras de la prosperidad que vivieron años atrás, cuando Patty era una niña. Ella es la viva imagen de la impotencia, nada parece estar bajo su control y es el mundo el que toma decisiones por ella una y otra vez, mientras Patty ve como todo se le escapa sin que pueda hacer nada para evitarlo.
Ben, por otro lado, ha sido un personaje con el que Gillian Flynn, en mi opinión, ha superado su umbral de lo grotesco. El Ben que nos habla es un chico de quince años que vive las consecuencias de tener una figura paterna terrible y de vivir la misma miseria a la que su madre apenas puede hacer frente. Yo, que estoy acostumbrada a Flynn, he tenido que dejar de leer en ocasiones de lo desagradable y repugnante que me resultaba la forma que ella tiene de describir lo que concierne a Ben, y en ocasiones me he sentido saturada. He odiado al personaje, no por cómo se comportaba o lo que piensa, sino por las sensaciones que Flynn nos hace experimentar cuando es él quien narra, con las que vamos relacionándole sin darnos cuenta.  
Y el trío de protagonistas se cierra con Libby, la clásica "mujer Flynn" con una apariencia que sugiere algo completamente opuesto a lo que hay en su interior. Libby ha tenido que crecer y vivir con la sombra de la masacre a sus espaldas, con todos esos recuerdos amenazando como demonios, encerrados en su “lugar oscuro”. Con ella avanza la trama de misterio de la novela, que a pesar de ser menos tratada que en los otros dos títulos de la autora, en mi opinión ha funcionado mejor en cuanto a tensión y clímax resolutivo que en la segunda que publicó, "Heridas abiertas", aunque no más que en “Perdida”, donde el componente thriller es mayor y está más trabajado.

Qué alivio sería volarme los sesos, todos mis mezquinos fantasmas desaparecerían con la explosión de un tiro, sería como soplar un diente de león. Pero pensé en Diane entrando en casa y encontrándose mi pequeño cadáver y la pared manchada de rojo, y no puede hacerlo. Probablemente por eso me comportaba de una manera tan odiosa con ella, ella me mantenía alejada de lo que más deseaba,. Simplemente no podía hacerle eso, así que hice un pacto conmigo misma: si seguía sintiéndome tan mal el 1 de febrero, me suicidaría. Y me sentí igual de mal el 1 de febrero, pero volví a facer un pacto: si seguía así el 1 de mayo, lo haría. Y así seguí. Y aún estoy aquí.


Sin embargo, a pesar de la importancia que tiene la trama y el arco narrativo en un género como el thriller, lo que a mí siempre me ha gustado realmente de Flynn han sido su estilo y sus personajes. Aquí es donde la autora brilla de verdad. Su escritura es directa, cruda y llena de sensaciones. No prima la belleza del lenguaje, sino su impacto, y en ese sentido he encontrado una clara influencia de la literatura sureña (y yo feliz como una perdiz). El estilo de Flynn, ácido, violento a veces, está más que en consonancia con la clase de historias que cuenta, siempre oscuras, retorcidas, con personajes perturbados, imperfectos, humanos. Flynn ahonda en la miseria humana, en sus más bajos instintos y pensamientos, mostrando una de las imágenes más fidedignas de la malicia que hay en cada uno de nosotros, personas corrientes que no tenemos que ser villanos de cuento para tener pensamientos que a veces ni siquiera queremos admitirnos a nosotros mismos. Eso fue lo que me fascinó de Flynn, su dureza al retratarnos, al mostrar la oscuridad que hay en nosotros con palabras simples. En dos frases es capaz de transmitir emociones y sensaciones tan habituales que, al menos yo, no era consciente de que podían describirse de ese modo, porque al mismo tiempo son complejas, y dicen más de quiénes somos que una descripción exhaustiva de tres páginas.
Fuente: http://zedmartin.co.vu/
Personalmente nadie me ha hecho sentir tantas cosas con su escritura como Flynn, no sólo disfruto leyéndola, sino que a nivel profesional me ha aportado muchísimo. Ella ha puesto palabras a pensamientos que ni siquiera sabía que podían describirse, me ha enseñado más de mí misma, de quién soy, ha marcado matices en mi manera de ver el mundo, y me ha ayudado a encontrar mi voz a la hora de escribir, como el cincel que va golpeando la piedra para descubrir la escultura que hay dentro. Eso es Flynn para mí, una maestra, una revelación.
Como siempre, he disfrutado muchísimo leyéndola y nunca podré dejar de recomendarla. Sé que para muchos Gillian Flynn tiene la etiqueta de “escritora bestseller de thrillers”, lo cual entiendo, pero en mi opinión eso no la define en absoluto. Flynn no es misterio o investigaciones de infarto con finales sorprendentes, sino humanidad en su lado más sucio, más inconfesable. Igual funcionaría en cualquier otro género porque lo que importa no es el hilo que impulsa la trama de la novela, sino todo lo que se nos cuenta partiendo de sus personajes. Si os animáis a leerla yo os recomendaría que siguierais el orden que seguí yo, justo el inverso al de publicación (es decir, primero empezad por “Perdida”, luego “Heridas abiertas” y finalmente “Lugares oscuros”), ya que una vez que empiezas a entender cómo funcionan sus protagonistas femeninas es posible deducir ciertas cosas que serían imposibles de saber en caso contrario, y eso podría fastidiaros el componente "sorpresa" del final. Por otro lado, si ese tipo de cosas no os importan demasiado y lo que os llama la atención es el estilo de Gillian, yo optaría por "Heridas abiertas".  

¿Qué me contáis vosotros? ¿Habéis leído "Lugares oscuros"? ¿Os llama la atención la autora?


12 comentarios:

  1. ¡Holaaa! *_* Ya estoy aquí.
    Pues leí tu entrada con el corazón en la garganta. :O
    «No prima la belleza del lenguaje», ¡totalmente de acuerdo! XDDD :P Leí las citas, me parecieron intensas y maravillosas. Me gustan las palabras «bellas», pero no tanto como para rechazar otra clase de estilo. Y me encantaría probarlo. La autora, sin duda, me llama la atención, más si se trata de tu fuente de inspiración. *_* Noto una fuerza entre las dos y, supongo, que esto es lo que debía haber sentido tras leer tu entrada. Así que has conseguido transmitirlo, claro, ¡¿cómo no ibas a hacerlo?!
    Por mi parte, algún día publicaré mi... cutre entrada. XD
    Besitos:*****
    ¡Con ganas de seguir descubriendo a tu autora!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Fuerza con la que me tiraría a abrazar a esta mujer si viniera a España xD
      Ya me dirás cuando la leas! ^-^

      Eliminar
  2. Hola,
    la verdad es que es una autora que conozco desde hace bastante tiempo por ti, los personajes son el tipo que me suelen gustar en la literatura así que algún día espero darle la oportunidad que merece la autora.

    Un saludo :).

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Yo creo que sus personajes te gustarán, puede que el estilo no tanto, pero sólo por los personajes merece la pena =)

      Eliminar
  3. Hola :) Suena muy bien, ya por tu culpa yo tenía Perdida apuntada en mi lista, ahora me estoy empezando a aficionar al rollo thriller, aunque obviamente me gusta más si combina componentes de ciencia ficción o fantasía como me paso con Monstruos rotos o ahora con Los gigantes dormidos. Me gusta que sea cruda, que sea directa, para leer cosas bonitas ya tenemos a otros autores, y me gusta que construya personajes, que me puede encariñar y sufrir con ellos. Un abrazo^^

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Flynn está algo alejada de tus habituales lecturas, pero yo no puedo evitar recomendarla. Puede que así y todo te guste! Quién sabe. Su rollo creepy puede enamorar <3

      Eliminar
  4. No sé que tienen tus entradas, que una vez empiezo a leerlas voy como acelerándome y al final acabo como tropezando con las palabras porque quiero leer más rápido de lo que puedo. Y ahora tengo muchas ganas de leer a Flynn (más, muchas más que antes) y no tengo TIEMPO. Te odio un poco. Que lo sepas.

    Como siempre, adoro tus imágenes y tus gifs. Me dan ganas de encerrarme en una cabaña a escribir, posiblemente para siempre.

    Z.

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Y yo no sé qué tienen tus comentarios, pero se me cae la baba con todos ellos. Que lo sepas <3

      Eliminar
  5. Hola!!
    Amo amo amo amo a Gyllian Flynn. Leí sólo Gone Girl, pero desde entonces me muero de ganas de leer algo más. Y creo que esta será mi próxima lectura suya, porque por lo que decís en tu reseña, pffffffff. Me morí.
    Ya te sigo! Muy lindo blog <3
    Un beso!

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Gracias! Si te gusta el estilo de Flynn desde luego no te va a decepcionar <3

      Eliminar
  6. Hola!! No he leído nada de esta autora y gracias a tu entrada me han entrado ganas.
    Estoy deseando leer más entradas de Adopta una autora.
    Un saludo

    ResponderEliminar
    Respuestas
    1. Me alegro!! Es una autora muy especial, espero que la disfrutes <3

      Eliminar

Comentando enriquecéis muchísimo el blog y además me hacéis una personita más feliz. Todas las opiniones son válidas y respetables, así que no tengáis miedo en escribir con sinceridad.
¡Animaos y comentad! ¡La vieja Morla no se come a nadie!

(Los comentarios en los que se falte el respeto o se haga spam serán bloqueados y no aparecerán).